¿EL "DOPING CEREBRAL" TE AYUDA A GANAR MASA MUSCULAR?

El siguiente artículo es un aporte de mi compañero Carlos Alix. Para quien no le conozca, Carlos es estudiante de CAFyD y a pesar de su ser muy jóven, está metido en un grupo de investigación relacionado con la corriente directa transcraneal (tDCS). A continuación, veremos su primer aporte; espero que os guste mucho.

INTRODUCCIÓN

El ser humano siempre ha buscado mejorar en diversos ámbitos de su vida y esta ambición por ir más allá del punto donde se encuentra, le ha llevado a buscar con ingenio métodos eficaces que le hagan avanzar.

En este caso hablaré del entorno deportivo, donde los atletas siempre buscan ganar, batir récords y en definitiva, ir cada vez más allá. Igualmente, al espectador tampoco le interesa ver a un futbolista dominguero corriendo, lo que quiere es ver a un monstruo sobrehumano, a un Usain Bolt.

Todo esto también pasa con la hipertrofia, ya que si nos fijamos en el culturismo de hace cuarenta años y comparamos a esos atletas con los actuales, la diferencia es abismal. Si no me creéis, mirad una fotografía del Mr. Olympia de 1980 y otra del último año de esta misma competición y os aseguro que os sorprenderá.

¿Cómo se ha llegado a tal punto? ¿Cómo se ha avanzado tanto en tan poco tiempo?

Realmente, la ciencia que se ha esforzado por optimizar el entrenamiento, la nutrición, el entorno y el descanso e incluso las ayudas ergogénicas, incluyendo el doping, para mejorar el rendimiento de los deportistas.

A día de hoy, la investigación avanza a pasos agigantados y hoy os vengo a hablar sobre mi línea de investigación actual, la estimulación transcraneal por corriente directa, de la cual he aprendido mucho de la mano del Dr. Gonzalo Márquez.

Estimulación transcraneal por corriente directa (tDCS).

¿Qué es la estimulación transcraneal por corriente directa (tDCS)?

La tDCS es una técnica de estimulación cerebral que es capaz de modular la excitabilidad cortical de las áreas a las que estamos estimulando (Nitsche & Paulus, 2000) y por tanto, como afectamos a estas zonas del sistema nervioso central tan importantes para el movimiento humano, también modularemos el rendimiento.

Ésta técnica utiliza una corriente eléctrica pequeña, la que tendremos que usar de una forma o de otra según el objetivo. Debemos saber que a día de hoy, hay mucha controversia sobre cuál es el mejor método de utilización, cuál es el tiempo óptimo, cuánto dura el efecto y qué mecanismos lo producen (Angius, Hopker, & Mauger, 2017).

A pesar de esta controversia, sabemos que diversas formas de utilizarlo nos pueden dar buenos resultados en la mejora del rendimiento.

Lo más común para la mejora del rendimiento es usar una corriente de 1,5-2mA. Como tenemos dos electrodos, el ánodo y el cátodo (el ánodo aumenta la excitabilidad del área y el cátodo la inhibe), tendremos que saber poner correctamente cada uno, ya que si no es así, podríamos crear un efecto contrario al que queremos y disminuir el rendimiento del deportista. En las técnicas más utilizadas, el ánodo se pondría o bien en la corteza motora primaria o en la prefontal, mientras que el cátodo lo pondríamos en el músculo deltoides (hombro) o en el área supraorbital, es decir, por la zona de la frente.

Hay que tener muchos más datos en cuenta para usar esta técnica, los cuales voy a saltar porque no es el objetivo de este artículo, ya que lo que os quiero enseñar es la relación que tiene con la ganancia de masa muscular.

Es importante decir que algunos de los puntos más interesantes de esta técnica, es que no es invasiva y aunque su aplicación produce molestia y un poco de picor en la zona, no se genera dolor. También destaca la baja aparición y poca gravedad de efectos secundarios que se ha visto hasta el momento (Matsumoto & Ugawa, 2017).

Tras la aplicación de esta técnica, durante unas horas después se ha visto que el rendimiento puede mejorar y más adelante en este artículo os explicaré las razones por las que esto pasa.

Relación entre la tDCS y la hipertrofia muscular

Sabemos que el volumen de entrenamiento es una de las variables más importante para la hipertrofia, aunque existen otras variables que también lo son, como la frecuencia de entrenamiento y la intensidad.

Pues la aplicación de la tDCS te permite realizar más volumen e incluso puede hacer también que aumentes la intensidad. Esto es lo que se ha visto en diversas investigaciones (Lattari et al., 2016, 2018), de forma en la que puedes hacer más series hasta el fallo con una misma carga submáxima cuando aplicas esta técnica y además, en ejercicios como el curl de bíceps y la prensa, los sujetos podían realizar más de 10 repeticiones con la carga que suponía su 10RM cuando se les aplicaba la tDCS anódica (la positiva) mientras que con la catódica (la negativa) podrían hacer menos, empeorando así su rendimiento y en cambio, con la condición placebo no se veía ningún efecto y con la carga que suponía su 10RM podían hacer de media exactamente 10 repeticiones.

Con esto os estoy hablando del estudio que veréis a continuación.

En este estudio pasa lo que comenté anteriormente, y es que los autores testeaban el 10RM en curl de bíceps de todos los sujetos, los cuales eran entrenados, y tras este test apuntaban los datos del 10RM de cada uno de ellos y unos días después hacían un retest para ver si realmente esa carga suponía su 10RM, tras esto realizaron 3 días de mediciones, en los que les ponían la misma carga en la barra y les exigían hacer las máximas repeticiones que pudiesen pero claramente, antes se les había estimulado con la tDCS, ya fuese con la condición anódica (la positiva que debería mejorar el rendimiento), la catódica (la negativa) o con la placebo (un programa aleatorizaba la condición para cada uno, de forma en la que a un sujeto le tocaría un orden determinado respecto a las condiciones como por ejemplo el primer día placebo, el siguiente anódica y el siguiente catódica y a otro le tocaría un orden totalmente diferente).

Aunque ya los he comentado anteriormente, aquí os dejo los resultados que obtuvieron:

                                  (Lattari et al., 2018)

Es importante que sepáis que los sujetos eran entrenados en entrenamiento de fuerza.

En el estudio que realizó este mismo laboratorio con el ejercicio de prensa, se realizó el mismo procedimiento y se comparó el volumen total medido en tonelaje (series*repeticiones*kg) y esto es lo que ocurrió

Como veis, aquí también se produjo este efecto positivo en la condición anódica de la tDCS y el tonelaje total fue mayor en ésta.

Ahora hablaré de lo más cercano a mí, el experimento que llevamos a cabo este año y del cual no puedo dar mucha información porque aún no está publicado. En este experimento realizado con press de banca, cuando la tDCS anódica era aplicada, la media de las series que podían realizar los sujetos hasta que en una serie llegasen al fallo, era considerablemente mayor, lo cual supuso un aumento de la capacidad de realizar volumen de entrenamiento. Esto quiere decir que si por ejemplo queremos hacer series de 5 repeticiones con un peso determinado con el que dejemos x repeticiones en recámara hasta que en una de las series no podamos hacer ni una repetición más, es muy probable que si aplicamos la tDCS antes de esto, podamos realizar más series y por tanto el volumen de entrenamiento será mayor. También, debido a este mismo efecto, las “series difíciles” de las que siempre os habla Eneko que son tan importantes para la hipertrofia, aumentarían en cada entrenamiento.

Con estos hallazgos podemos deducir que la hipertrofia podría verse afectada positivamente por la aplicación de la tDCS anódica si la aplicamos justo antes de nuestro entrenamiento, ya que el efecto durará el tiempo suficiente como para que podamos rendir más en éste, y sí, con esto quiero decir que es posible que darse unos corrientazos en la cabeza antes de entrenar pueda mejorar a largo plazo la ganancia de masa muscular.

¿Cómo se produce este efecto?

Muchos usamos o hemos usado el RPE basado en las repeticiones que dejamos en recámara para programar nuestro entrenamiento, el cual sabemos que es un método eficaz y eficiente para prescribir tanto la intensidad como el volumen.

La tDCS, al modular las áreas cerebrales, ha demostrado disminuir la percepción del esfuerzo de las series que hacemos en nuestro entrenamiento y parece que esta es la razón por la cual rendimos más con su aplicación, ya que una carga con la que puedes hacer máximo 10 repeticiones te va a suponer un RPE de 10 si realizas estas 10 repeticiones, pero con la aplicación de la tDCS, cuando llegues a las 10 repeticiones con esta carga, el RPE que vas a percibir no será de 10, será menor, por lo que podrás realizar algunas repeticiones más porque tu organismo ve que puede llegar más allá, que aún puede hacer más porque no ha llegado a su máximo.

Aquí os dejo los resultados que obtuvieron en el RPE con la escala OMNI-RES del 1-10 en los dos estudios citados anteriormente, donde vieron que con la condición anódica se obtenían mayores resultados en el rendimiento en curl de bíceps y en prensa.

                      (Lattari et al., 2016)                                                                                    (Lattari et al., 2018)

Como veis, la percepción de esfuerzo fue menor.

Lo mismo ocurre con el volumen de entrenamiento, ya que si en un ejercicio haces unas series determinadas a unas repeticiones preestablecidas con un peso, como ya sabes, si aplicas la tDCS previamente, es probable que puedas realizar más series. La razón de esto es que si te dejas X repeticiones en recámara, con el paso de las series la pérdida de repeticiones en recámara será más lenta porque la percepción de esfuerzo no aumentará tan rápidamente.  Un ejemplo inventado y sin sentido determinado ni contexto de esto sería que tengas que hacer en el entrenamiento series de press de banca a 5 repeticiones dejando 4 en recámara hasta que en una solamente te quede una repetición en recámara. Pues en este ejemplo, saldrían más series si has realizado previamente la estimulación, ya que el aumento de la percepción del esfuerzo sería más lento y por tanto, la pérdida de repeticiones en recámara tardaría más en llegar.

A pesar de todo esto, y de la teoría que debido a la modulación de las áreas cerebrales disminuye la percepción del esfuerzo, los mecanismos que producen esta ayuda ergogénica siguen sin estar claros.

¿Merece la pena usarla?

Durante todo el artículo he estado diciendo la palabra “probablemente” porque a pesar de que la evidencia científica nos dice esto, no hay suficientes investigaciones como para asegurar con rotundidad estos increíbles efectos.

Igualmente, este sería un “doping”, si se puede considerar así (lo cual se verá en el futuro), indetectable y aparentemente seguro en la inmensa mayoría de los casos, pero como digo, falta más investigación.

Además, es importante saber que aunque nos haga poder realizar más volumen de entrenamiento, no sabemos si modifica el volumen mínimo para mejorar, el volumen óptimo y el máximo que podemos tolerar, así que, precaución porque podríamos sobreentrenarnos.

Dicho esto, también es importante decir que aparte de que está en vías de investigación aun, la mayoría de la población no sabría aplicarlo, lo cual les puede llevar a no obtener los beneficios deseados e incluso a efectos secundarios que no tienen que aparecer, como por ejemplo las quemaduras.

Referencias

Angius, L., Hopker, J., & Mauger, A. R. (2017). The ergogenic effects of transcranial direct current stimulation on exercise performance. Frontiers in Physiology. http://sci-hub.tw/10.3389/fphys.2017.00090

Lattari, E., Andrade, M. L., Filho, A. S., Moura, A. M., Neto, G. M., Silva, J. G., … Machado, S. (2016). Can Transcranial Direct Current Stimulation Improve the Resistance Strength and Decrease the Rating Perceived Scale in Recreational Weight-Training Experience? Journal of Strength and Conditioning Research, 30(12), 3381–3387. http://sci-hub.tw/10.1519/JSC.0000000000001457

Lattari, E., Rosa Filho, B. J., Fonseca Junior, S. J., Murillo-Rodriguez, E., Rocha, N., Machado, S., & Maranhão Neto, G. A. (2018). Effects on Volume Load and Ratings of Perceived Exertion in Individuals Advanced Weight-Training After Transcranial Direct Current Stimulation. Journal of Strength and Conditioning Research, 1. http://sci-hub.tw/10.1519/JSC.0000000000002434

Matsumoto, H., & Ugawa, Y. (2017). Adverse events of tDCS and tACS: A review. Clinical Neurophysiology Practice, 2, 19–25. http://sci-hub.tw/10.1016/j.cnp.2016.12.003

Nitsche, M. A., & Paulus, W. (2000). Excitability changes induced in the human motor cortex by weak transcranial direct current stimulation. The Journal of Physiology, 527 Pt 3, 633–9. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10990547

Comentarios

  • Jesus Armenta, Vie, 19/10/2018 - 04:05:

    Gran articulo muchas gracias !

Añadir comentario